Motomachicakeblog
twitter facebook rss

Jacket

El disco compacto nos trajo un sonido de verdadera alta fidelidad a cambio de la pérdida de un formato de auténtico lujo. Yo soy de la opinión de que comparar la carpeta de un vinilo con la diminuta carátula incluida en una caja de plástico barato de un CD es querer quedarse con el personal. Creo que la industria discográfica se encontró de repente con todo un chollazo, pues sin duda el nuevo formato abarataba los costes de producción.

Otra cosa es que ganamos muchí­simo en cuanto a calidad sonora y posiblemente con el disco compacto se consiga hacer un menor daño medioambiental, no lo sé, pudiera ser, no tengo ni idea. Lo que sé es que un CD por muy nuevecito que sea no desprende el mismo olor que un vinilo al abrirlo, que la carpeta de un álbum de un treinta y tres revoluciones es a veces una obra de arte, que el sonido de las motas de polvo amplificadas a través del diamante de la aguja tienen una magia que los bits jamás podrán alcanzar, y que en definitiva el mero hecho de pinchar un disco requiere todo un ritual que al igual que ocurrirí­a en una ceremonia de té japonesa nos hace apreciar la obra musical de un modo infinitamente más profundo que al dejar un CD en la bandeja mecánica de un reproductor digital para después pulsar un botón.

Desde que sacamos el vinilo de su funda de plástico cuidadosamente, sin posar las yemas de los dedos directamente sobre el microsurco hasta que colocamos suavemente la aguja sobre él estamos recibiendo un placer que la era digital nos arrebata. Pasar un cepillo de terciopelo sobre un disco devolviéndole a este su brillo original es una declaración de respeto por la obra musical que tenemos entre las manos.

Hace un mes me daba una vuelta por los almacenes Tokyu Hands de Kobe cuando me encontré con una pila de antiguos vinilos perfectamente enfundados con un plástico protector que les daba un aspecto impoluto. “Será todo caspa, oldies japoneses”, me dije, pero lo cierto es que habí­a auténticas joyas, y todos marcados a trescientos yenes. De aquella pila rescaté todo un clásico, un álbum cuyo original ya tení­a en versión digital remasterizada, pero nada que ver con el que acababa de encontrar. Se trataba del “Let it be” de los Fab Four.

Arriba vemos el frontal de la carpeta y abajo su interior.

El vinilo me sorprendió por estar en tan buen estado de conservación. Se ve que su dueño lo trató bien. Además tuvo la delicadeza de dejar dentro una revista sobre el álbum en cuestión, publicada en 1978. Todo por trescientos yenes.

Y acerca de portadas de long plays os quiero hablar de un libro que cayó en mis manos hace poco. Su tí­tulo es “Record Jacket Junkie!!!” (レコジャケジャンキー!). Mirando el diseño de su cubierta podrí­amos pensar que se trata de un libro sobre The Beatles, pero no es el caso:

El libro, por supuesto, cuenta con una sección dedicada a los cuatro de Liverpool pero no es ni mucho menos un monográfico de la banda. Se trata de un repaso, no exento de sentido del humor, al diseño de las carpetas de algunos de los álbumes más representativos del mundo de la música contemporánea. Todo ello a lo largo de sus doscientas veintiséis páginas ilustradas a todo color. Se presenta el original de un álbum en concreto y se acompaña de los comentarios del autor (del libro) y de algunas fotos de réplicas o “parodias” (así­ son llamadas en el libro). Aquí­ vemos algunos ejemplos:

The Velvet Underground and Nico, 1967

Ban Ban Bazar, Shinjuku de matteta, 2000

Michael Jackson, Thriller, 1982

Takenaka Naoto, Resuraa, 1984

The Beatles, A Hard Day’s Night Soundtrack, 1964

The Pebbles, First Album, 1997

High Fidelity, Original Sountrack, 2000

Herb Alpert’s Tijuana Brass, Whipped Cream & Other Delights, 1965

Pat Cooper, Spaghetti Sauce & Other Delights, 1976

Sweet Cream, Sweet Cream & Other Delights, 1978

Soul Asylum, Clam Dip & Other Delights, 1988

Elvis Presley, Elvis Presley, 1956

The Clash, London Calling, 1979

Por supuesto “Let it be” también tiene sus parodias:

Scratch Bongowax, Let me be, 1998

Kaoru Jun, Ogawa Tomoko, Okumura Chiyo, Yuki Saori, 1970

皆さんのお気に入りのジャケットを教えて下さ~い。
コメントと一緒に、そのジャケット写真のリンクを付けてくれても良し!デス。

Para acabar os propongo que habléis sobre las carpetas que más os gustan en los comentarios. Podéis buscar un enlace a una foto y pegarlo junto a vuestro comentario. Será interesante. Yo voy a colocar dos que son de mis preferidas. Son más que famosas, no creo que haya alguien que no las conozca. La primera es “Abbey Road”, una obsesión que me llevó incluso a visitar el famoso paso de cebra y los estudios EMI en Londres:

La segunda es de uno de los primeros vinilos que compré en mi adolescencia, creo que pagué seiscientas pesetas en Sevilla Rock, qué tiempos. Es el “Freewhelin´” de Dylan:

facebook comments:

6 thoughts on “Jacket

  1. Andrés on said:

    La verdad que los discosde vinilo son un placer, no solo por tener el arte de tapa en un tamaño más entendible sino que la calidad de sonido es superior a la de los CD, es por eso que tengo una colección de vinilos más grande que de Cd’s pasando por grandes bandas clasicas como los Beatles, King Crimson, Deep Purple, Yes, Jethro Tull, ELP, Queen, Camel, The Doors, Genesis, etc.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. jaja que risa la parodia de Michael Jackson. muchos saludos

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. rafasevilla on said:

    ¿que me decis de la portada de “Disraeli years” de Cream? Alguna de Jethro tull como dice Andres tambien eran increibles. Aunque mis gustos musicales hoy en dia no andan por esas latitudes… Tiro mas hacia el punk y el garage (los clásicos, The stooges,mc5,Radio Birdman…)

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. demetrio on said:

    Pues si, Andrés y tú teneis razón, el vinilo es otra historia, además, aunque no lo sepais, tiene más fidelidad que el CD leido con una cápsula de gran calidad y por supuesto el giradiscos y el resto del equipo.
    El CD tiene la ventaja frente a éste en que es fácil de mantener, raramente se “raya” y los lectores son baratos para el gran público, por lo que se ha extendido rápidamente con pingues beneficios para las productoras.
    Así­ que ya sabeis, todo un lujo tener una fonoteca de LPs ¡con sus fundas…irrepetibles

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. demetrio on said:

    Ah! y se me olvidaba, quizás mi carátula preferida, además de la de Seargent Peppers, es el LP LED ZEPPELIN III, una pasada…fabricado en Alemania tiene la portada troquelada y con un disco interior de cartón al girarlo por el borde de la carpeta van cambiando las imágenes en las ventanitas troqueladas

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Pingback: Soft case | Motomachi Cake Blog 元町ケーキ ブログ

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Submitted in: Arte, Fotografí­a, Literatura, Música |