Motomachicakeblog
twitter facebook rss

Saetas sintoí­stas

Salí­ al encuentro de Ana, que habí­a vuelto de España un dí­a antes. “Nos vemos en Ikuta Jinja en cinco minutos, estaré por allí­ haciendo unas compras” me dijo cuando hablamos por teléfono y comentó algo acerca de una exhibición de artes marciales que estaba teniendo lugar en el santuario. Yo ya estaba pedaleando entonces y, aunque era un poco tarde y habí­a poquita luz, habí­a salido de casa con la cámara –“nunca se sabe lo que uno se va a encontrar por ahí­”, pensé–.

Con Ana ya siente uno ese inusitado privilegio que otorga la confraternidad, cuando el hecho de la ausencia temporal de un amigo no da pie al más mí­nimo distanciamiento en la amistad. Esto suele pasar en contadas ocasiones. Me refiero a ese tipo de reencuentros en los que alguien suelta algo como “parece como si nos hubiésemos visto ayer por última vez”, en referencia a un manifiesto alto grado de complicidad y camaraderí­a.

A las ocho de la tarde, en un dí­a normal, el santuario de Ikuta tiene sus puertas cerradas al público. Al verlo iluminado y con tal congregación de personas durante la noche me sentí­ empujado a entrar para echar un vistazo mientras escuchaba las vivencias de esa especial estancia de Ana en su tierra.

Miembros del club de “kyuudou” (弓道) preparándose para tirar.

Anteriormente habí­a presenciado algún que otro entrenamiento de “kyuudou” (el camino del arco) en las instalaciones de una high school en la que algunas veces hice de asistente nativo en las clases de idiomas. Desde el primer momento pensé que de todas las artes marciales es esta la que confiere mayor elegancia a quien la practica. Y no hace falta ser un aprendiz de tal disciplina para darse cuenta de que es un modo suficientemente eficaz para cultivar virtudes como la perseverancia y la paciencia.

El señor de la foto estuvo poniéndole narración al evento por medio de la megafoní­a del recinto. Al parecer el hombre tiene 82 años y no ha olvidado en lo más mí­nimo la manera de tensar el arco. De hecho fijaos en el modo en que mientras lanza una primera flecha sostiene una segunda con la misma mano que tira del enflechamiento de la cuerda. í‰l no necesita carcaj ni artilugios por el estilo.

Dos chicas extranjeras que figuraban entre el sector más fascinado del público asistente vieron gratificado su peculiar interés cuando uno de los “sensei” las invitó a participar en el evento. Por supuesto todo ello ocurrió bajo la extrema supervisión de los maestros, a pesar de lo cual hay que decir que una de las flechas salió peligrosamente del campo de tiro. La cara de los profesionales mostró algo de preocupación. Luego entendí­ que dicha inquietud radicaba más en el hecho de que la saeta podí­a haber sido dañada que en la posibilidad de que alguien saliera herido, pues en la zona donde fue a parar no habí­a nadie en ese momento. Imagino pues que estos instrumentos han de ser caros. Uno de los instructores, el mismo que recogió el arma lanzada, dijo: “no hay problema, pero, por favor, colocaos más al medio…” mientras reí­a. No obstante las chicas lo hicieron bastante bien. Yo, de seguro, no lo hubiera hecho mejor.

Aquí­ tenéis algunas fotos más de la exhibición:

La tensión sobre el arco se va ejerciendo a medida que los brazos van bajando su posición, manteniendo siempre la flecha paralela a tierra.

Una vez que la flecha desciende a la altura de la boca del arquero es momento de afinar la punterí­a para, tras liberar la cuerda con un ligero movimiento del brazo derecho, ejecutar el tiro.

facebook comments:

14 thoughts on “Saetas sintoí­stas

  1. Cuando llegué a Kobe, antes de apuntarme al YMCA, me iba a correr por las mañanas y a menudo me encontraba a miembros del “kyuudou kurabu” practicando en las instalaciones de la Gaidai. Aunque quizá tenga demasiado de liturgia, debe de ser una práctica altamente gratificante. Una referencia: Herrigel, Eugen _Zen en el arte del tiro con arco_; libro muy citado, aunque también ha sido criticado.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Wow! siempre me ha parecido una disiplina un tanto demandante, siempre se les vee bien concentrados, que bien que pudiste estar hay para tomar fotos ^^.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Steppenwolf on said:

    Ay, lo que me gustarí­a poder dar clases de Kyudo!
    Pero como siempre en este paí­s, sólo hay Dojos en barcelona, valencia, madrid y poco más. De Despeñaperros para abajo na de na….
    Que suerte tuviste ese dí­a, no?
    A mí­ esta primavera me pasó algo parecido, en Kamakura, pero era Yabusame, creo que se llama así­????
    Saludines desde Cádiz.
    Y por cierto, que siempre te leo, pero es que soy muy flojo a la hora de comentar, sorry!!!!

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Palcraft on said:

    Estupendo relato, como de costumbre 🙂

    De aquel sitio habrá salido algún deportista olí­mpico de tiro con arco, ¿No crees?

    Saludos.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. que chulo 😛

    saludo !

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Las fotos son geniales.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. Un muy interesante arte, muy buenas las fotos

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. Como siempre, fotos geniales, texto increí­ble.
    Primer comentario de alguien que te lee desde hace dos anyos.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  9. Buena serie, y buena historia ^_^

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  10. Gracias por los comentarios. Realmente me pareció un ejercicio dificilí­simo. Creo recordar que sólo un arquero hizo diana en el mismo centro, y de hecho lo celebró con un grito de alivio que me hizo pensar en lo tranquilo que el chico iba a dormir esa noche.
    Pero como casi todo arte en Japón creo que el quid del asunto está en la práctica en sí­ y no en el mero resultado. El nombre lo indica “dou” (camino).

    Saludos!

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  11. Las fotos y el relato excelente.
    Que suerte que aquella flecha o saeta no hiriera a nadie, creo que detras de la sonrisita del sensei habia nerviosismo jajaja…

    Saludos desde Nagoya(Japon)
    http://miradorlatino.wordpress.com

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  12. las arqueras son guapí­simas!!!!

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  13. enrique on said:

    cuando tomo cafe el alinro hule mal pienso kyudo kendo si ago pipi pindo en kendo se me parala pipi pienso kendo kyudo jodo naginata in livin nicaragua

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  14. enrique on said:

    kyudo maja la pene

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Submitted in: Cultura, Kobe |